La decoración de estilo nórdico es sin duda la reina de las tendencias en interiorismo de los últimos años. Y es que no es difícil caer en las redes de este estilo decorativo en el que la sencillez y la elegancia van de la mano, ofreciendo siempre ambientes muy organizados a la vez que acogedores que desprenden luz y buenas vibraciones.

Por si fuera poco, adaptar o renovar la decoración de tu hogar inspirándote en el estilo scandi o nórdico es muy fácil. En este post te contábamos las claves para lograrlo, y hoy queremos acercarte a los 5 productos imprescindibles que no te pueden faltar:

Un mueble icónico

Nada más necesario en este tipo de interiores que los muebles de estilo nórdico, característicos por sus líneas rectas y simples, por el uso de la madera y el metal como materiales básicos (a menudo combinados) así como por la casi imprescindible presencia del color blanco o el negro. Los muebles de líneas rectas con patas cónicas son un “must” de este estilo decorativo.

Sin duda los más icónicos los encontramos en el salón y en el comedor: muebles de televisión de estilo nórdico, aparadores, mesas de comedor o las ya tradicionales sillas Eames, por ejemplo. También encontramos otros muebles nórdicos icónicos en otras estancias de casa, como es el caso de las mesitas de noche en el dormitorio o los muebles para recibidor como las consolas.

Láminas enmarcadas

Una ilustración, una bonita fotografía de la naturaleza, una lámina con mensaje, una pieza abstracta… define tu estilo y sencillamente elige aquellas piezas que te transmitan buenas sensaciones. Puedes colocar uno o dos cuadros o bien combinar varios cuadros de diferentes tamaños, a diferentes alturas, e incluso con diferentes marcos. Aquí te damos algunos consejos para hacer una combinación con cuadros.

Te recomendamos optar por marcos de madera sencillos, en el color que mejor te encaje, con el fin de dar el protagonismo a la lámina. Si haces una combinación, una buena idea puede ser contar con un cuadro de gran tamaño.

Una lámpara en blanco y madera

No pueden faltar en tu decoración de estilo nórdico las lámparas de techo, de sobremesa o de pie de estilo nórdico que combinan la madera y el color blanco, a menudo con detalles en las patas o bien con una luminosa pantalla de color blanco. A ellas se le han sumado en los últimos tiempos las lámparas de fibras naturales, una tendencia que aporta al estilo nórdico un toque más fresco y acogedor.

Jarrones con plantas y flores

Las plantas dan a los interiores de estilo nórdico ese toque de verde que necesitan para “respirar aire fresco”, rompiendo con la rigidez para aportar naturalidad y movimiento al espacio. Un bonito conjunto de tallos frescos o preservados quedará fenomenal dentro de uno de esos jarrones de estilo nórdico característicos por la simplicidad de sus líneas y sus colores planos. Los más atrevidos apuestan por un diseño bicolor o algún acabado especial como es, por ejemplo, el moteado.

Cojines y plaids cálidos

Dado a que este estilo decorativo nace en los países nórdicos, en los que buena parte del año el clima invita a refugiarse en casa, los textiles son de gran importancia. Los cojines, plaids y mantas de tejidos suaves y cálidos como el algodón, el terciopelo y muy especialmente esos tejidos peluditos que imitan a la piel de animal crearán una atmósfera de lo más confortable y acogedora.

PRODUCTOS DE ESTILO NÓRDICO RECOMENDADOS