Ratán, mimbre, yute, alga marina… Las fibras naturales, también conocidas como fibras vegetales, son grandes aliadas para aportar un toque fresco a la vez que acogedor a tu hogar. No es de extrañar, pues, que se hayan coronado como una de las grandes tendencias en la decoración de interiores en los últimos años.

Las hemos visto habitualmente en alfombras, centros de mesa, cestos, sillas o mesas auxiliares, y ahora toman también el protagonismo de nuestra iluminación gracias a preciosas lámparas de techo y de sobremesa.

Te lo advertimos… ¡te vas a quedar “colgado” por ellas! 😉

Lo natural está de moda

Aunque no hace mucho las fibras naturales parecían reservadas para los hogares rústicos, sus múltiples ventajas decorativas las han hecho pasar al extremo contrario: a día de hoy poc@s amantes de la decoración se resisten a tener alguna de estas piezas decorativas en casa para darle un toque natural a la vez que chic y elegante.
Si a ello le sumas que las lámparas (especialmente las de techo) suelen tener una posición privilegiada que a menudo las hace convertirse en protagonistas del espacio, no parece quedar alternativa… ¡necesitas una de estas lámparas sí o sí!

Formas y materiales para todos los gustos

Los materiales más habituales para estas lámparas son el bambú, el ratán, el mimbre o el sisal, si bien también se utiliza el esparto, la alga marina y hasta el papel trenzado para proporcionar un resultado de lo más elegante y delicado.

En cuanto a las formas, es posible encontrarlas de todos los tipos: desde diseños circulares u ovalados hasta en campana o de tipo farolillo, entre otros. Sobre esta base (habitualmente metálica) las fibras van jugando a crear bonitas formas que van desde los más sencillos trenzados y rejillas hasta los más creativos diseños como las lámparas con forma de flor o las que unen varias estructuras en un solo diseño.

Diseño y sostenibilidad, de la mano

Además de ser una maravilla desde el punto de vista decorativo, otra ventaja de estas lámparas es que al estar producidas con materiales naturales y ser habitualmente producidas de forma artesanal suelen tener una menor huella ambiental.

Y tú, ¿aún no te has atrevido con ellas?

LÁMPARAS RECOMENDADAS