Las comidas o cenas seguidas de largas sobremesas con nuestros seres queridos se convierten sin duda en el marco perfecto para coleccionar momentos inolvidables de nuestra vida. Y, aunque para ello no hace falta más que una pizza y unos refrescos, quienes adoramos los detalles nos sentimos felices al recibir a nuestros comensales con una bonita mesa en la que cada detalle ha sido pensado.

A continuación te dejamos algunos consejos y pistas sobre los elementos indispensables para montar una mesa bonita:

Colores y estilo

Escoger los colores de tu mesa es el primer paso. Para crear un ambiente armónico es importante que selecciones unos pocos tonos (2 o 3, por ejemplo) que, no obstante, pueden ser o no de la misma gama cromática. Nuestro consejo es que al menos uno de estos tonos sea un básico como el blanco, el beige o el tostado, que además te permitirá combinarlo con diferentes complementos decorativos en posteriores ocasiones.

Para decantarte por unos tonos u otros, así como para plantear el estilo y los detalles decorativos de la mesa, también puedes tener en cuenta la estación del año en la que te encuentras. Al final del post encontrarás algunas propuestas para cada época.

Los básicos para una mesa perfecta

Menaje
Preséntalo todo desde el principio. Saca “las mejores galas” de tu menaje y coloca desde el inicio los platos, vasos, copas y cubiertos que vayáis a utilizar durante la comida. Recuerda que, a no ser que tu idea sea crear una mesa de estilo shabby chic original y desenfadada, debes evitar mezclar menaje de diferentes tipos entre los diferentes comensales. ¡Tu mesa se verá deslumbrante!

Textiles y bajoplatos
Además del mantel principal, unos buenos aliados son los caminos de mesa: puedes utilizar uno que cubra toda la parte central de la mesa (a lo largo), o buen varios en horizontal, colocando uno para cada dos comensales.

Los bajoplatos o manteles individuales, que podrás encontrar en todo tipo de formas, estilos y materiales, son también una magnífica opción. En este caso hay quien prefiere utilizar únicamente los bajoplatos y prescindir del mantel, aunque en nuestra opinión siempre quedará más elegante y limpio contar con él.

En cuanto a las servilletas, existen un montón de ideas para presentarlas: desde la tradicional opción a un lado del plato con los cubiertos encima, hasta dobladas debajo del plato (o entre plato principal y los más pequeños, o entre el bajoplato y el principal), enrolladas con un bonito lazo o con un servilletero encima del plato.

Decoración y detalles

En una mesa en la que se han pensado todos los detalles no puede faltar la decoración: centros de mesa, velas, portavelas y candelabros, flores, plantas o tallos… la época del año probablemente te dará pistas de qué elementos utilizar.

Una buena idea para hacer sentir especiales a tus invitados es poner un cartelito con su nombre o poner un detalle especial en el lugar en el que se sientan. Si le das una vuelta, seguro que encuentras detalles por muy poco dinero (¡y hasta por 0€, si eres ingenios@) que quedarán en el recuerdo.

Una idea para cada época del año

– Primavera: Es la estación más dulce del año, así que puedes apostar por los tonos rosados como protagonistas, acompañados por otros neutros básicos como el blanco, el beige o el tostado. Por supuesto, en tu mesa no pueden faltar las flores frescas y los detalles inspirados en la naturaleza.

– Verano: Los reyes de esta época son el estilo tropical y el estilo mediterráneo o marinero. De nuevo los tonos tostados y el blanco roto son buenos aliados como base, si bien debes darles alegría e intensidad gracias a bonitos estampados de colores vivos, repletos de flores y plantas tropicales o diseños en tonos azulados que recuerden la belleza y las buenas vibraciones del mar. Cualquiera de estos estilos va fenomenal acompañado por detalles decorativos de fibras naturales como el mimbre, el yute o el ratán.

– Otoño: Las tonalidades de la naturaleza en esta estación son los marrones y tostados por excelencia, y son estos los que deben acompañar a tu mesa. Acertarás si le das un aire rústico y acogedor, con detalles como rodajas de madera como centros de mesa decorados por piñas y botes de cristal con velitas.

– Invierno: Rojo y verde combinados con blanco suelen ser la opción de los más tradicionales, si bien el blanco y dorado darán un aire más elegante a tu mesa. Además de las habituales velitas y candelabros, puedes utilizar elementos de decoración de esta época para darle un toque navideño y familiar: mini-arbolitos, muérdago, ramas de piño y hasta adornos de navidad.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Vela Eucaliptus

2,95