Hablar de cojines es hablar de uno de los complementos decorativos más utilizados en todo el mundo. Hay gente que reconoce que está loca por ellos, y la verdad es que no nos extraña porque hay millones de diseños y es fácil encontrar más de uno por el que derretirse.

En este artículo vamos a hacer todo lo posible por ponerte las cosas fáciles a la hora de combinarlos, que como seguramente sabrás no es una tarea tan sencilla. Un buen sofá (y una buena cama) merece una combinación de cojines acertada, para lo que te recomendamos tomar nota de los cinco consejos que compartimos a continuación. ¡Funcionan! 🙂

1- ¿Cuántos cojines pongo?

Es la pregunta del millón. Los amantes del minimalismo se conforman con dos, pero los que suspiramos por los cojines no podemos vivir con esa norma. Por suerte, cada sofá es un mundo y no debes limitarte a esa cifra, sobre todo si tu sofá es lo suficientemente grande como para dar cabida a más cojines.

Lo más importante es no sobrecargarlo visualmente y que tampoco sea incómodo a la hora de sentarse, porque la comodidad no siempre se multiplica a medida que aumenta el número de unidades. Es importante conseguir el equilibrio pensando en la simetría y no perder de vista el uso que le vamos a dar al sofá. ¿Conclusión? En un sofá grande dos cojines pueden quedarse cortos si no son de grandes dimensiones. Entre cuatro y seis suele ser lo ideal, aunque también hemos visto composición de ocho cojines que son una maravilla.

2- ¿Qué color elijo?

La elección del color de los cojines también nos suele traer de cabeza. Como seguramente ya sabrás, en el mundo de la decoración no siempre debemos comprar aquello que sea del color que más nos gusta, ya que debe convivir con otras piezas decorativas y es bueno que todo se mezcle en armonía. De ahí que debas fijarte en el color de las paredes y en el de los muebles para elegir, si bien es cierto que puedes tener dos objetivos: que los cojines pasen desapercibidos o que los cojines destaquen.

Si quieres que los cojines pasen desapercibidos para no quebrantar lo más mínimo la ley de la armonía, deberías decantarte por un color como el del sofá, ya que de esta forma no destacarán y se integrarán a las mil maravillas. Si por el contrario quieres que se conviertan en los grandes protagonistas del salón, hazte con cojines de un color distinto al del sofá y de un tono lo suficientemente llamativo como para que la vista se vaya hacia a ellos rápidamente.

A la hora de combinarlos, elige dos colores como máximo que sean complementarios. Sobre una base lisa destacarán más.

cojines-mezclados-tonos-mostaza

3- ¿Qué forma deben tener?

En lo que a formas se refiere, lo más habitual es encontrarse con los cuadrados y con los rectangulares, aunque tampoco hay que perder de vista los redondos. Como está de moda combinar con distintas formas y estampados, no tengas miedo y atrévete a mezclarlos. Si eres coherente con tu elección y no te olvidas de la simetría, el resultado puede ser brillante.

Lo más habitual es colocar cojines rectangulares por delante de los cuadrados, lo mismo que suele suceder con los redondos o con los que tienen otras formas como la de corazón. Esto es así por una cuestión de tamaño que permite que todos se vean bien, sobre todo si los cuadrados son de 60×60 centímetros, que es un tamaño muy recomendable para sofás grandes.

4- ¿Lisos o estampados?

Tus gustos y el estilo decorativo del salón determinarán en gran medida si los cojines deben ser lisos o estampados. Además, puedes mezclar cojines lisos y estampados si hay algún cojín que quieres que destaque en particular. Por ejemplo, si te has decantado por un cojín con motivos geométricos que llama fácilmente la atención, lo que no puedes hacer es colocar a su lado otros cojines con estampados que puedan competir con él. El resultado puede ser caótico, algo de lo que no hay que preocuparse cuando el resto de cojines son lisos y aceptan su rol de secundarios.

sofa-cojines-beige
Si vas a colocar todos los cojines lisos, haz todo lo posible por elegir diseños que no sean aburridos, que sean de colores que destaquen. De hecho, no solo debes jugar con el color, sino que también es recomendable hacerlo con la textura. Si por el contrario los eliges estampados, fíjate en el tamaño de esos estampados para que no sean idénticos. La gracia de decorar con cojines estampados está en mezclar estampados de distintos tamaños y formas.

5- ¿Puedo mezclar materiales?

¡Por supuesto! Cada material tiene sus virtudes y hay que aprovecharlas. Los de algodón son transpirables y suaves, los de pluma son cálidos y mullidos, los de fibras artificiales son muy resistentes e indeformables, los de terciopelo son súper agradables al tacto… Puedes crear una composición única y atemporal rodeándote de tus materiales favoritos.

COJINES RECOMENDADOS

Cojín Amira

22,95 

Cojín Ayanna

22,95 

Cojín con flecos Berber

21,95  18,95 

Cojín Flora

14,95 

Cojín Forest

14,95 

Cojín Gasira

12,95  9,95 

Cojín Hana rectangular negro

14,95  11,95 

Cojín Hana rosa rectangular

14,95  11,95 

Cojín Jungle

14,95 

Cojín Monstera

14,95 

Cojín Nuba

22,95 

Cojín Palma negro

15,95  12,95 

Cojín Palma rectangular negro

14,95  11,95 

Cojín Palma rosa

15,95  12,95 

Cojín Palma rosa rectangular

14,95  11,95 

Cojín rosa

12,95  9,95 

Cojín Savage

14,95 

Cojín Siwa 60×40

24,95  21,95 

Cojín Tribo rectangular

18,95  15,95 

Cojín turquesa

12,95