Las cestas vietnamitas se han popularizado y hoy en día es habitual encontrarlas en muchos hogares. Nos ofrecen la posibilidad de mantener el orden y son perfectas para decorar, así que no es de extrañar que gocen de tan buena reputación.

En este artículo vamos a hablarte de los usos que se les pueden dar para que les saques el máximo partido posible. ¿Te apetece conocerlos?

cesta-vietnamita-Thien-Daui-Home

En el suelo

Tendemos a considerar que las cestas deben ir a la altura de nuestras manos para que podamos acceder fácilmente a lo que almacenamos. Eso eso cierto y tiene mucha lógica cuando se trata de guardar objetos que vamos a utilizar con frecuencia. Sin embargo, a las cestas vietnamitas les encanta vivir a ras de suelo y transportarlas de un lado a otro no es un problema, ya que tienen asas.

En una estantería

Si no te acaba de convencer lo de poner las cestas vietnamitas en el suelo, siempre puedes colocarlas en una estantería con la altura necesaria para no tener problemas a la hora de acceder a lo que hay dentro de ellas.

En el baño

Estas cestas son especialmente útiles en el baño, ya que van muy bien para guardar las toallas más pequeñas. Son la alternativa de moda a las clásicas cestas que siempre hemos utilizado con dicho fin.

En el recibidor

A las cestas vietnamitas también les gusta darte la bienvenida. En el recibidor quedan muy bien colocadas en el suelo, aunque también pueden ir encima de un mueble tipo cajonera. Todo dependerá del tamaño del recibidor y el mueble en cuestión, ya que hay modelos de grandes dimensiones que no quedan nada bien por cuestiones de proporcionalidad.

En el salón

No nos cansamos de ver fotografías de cestas vietnamitas en Pinterest e Instagram. Muchas de ellas tienen como escenario el salón, donde sin duda alguna cumplen con una doble función: la de ordenar y la de decorar. En este caso nos puede venir muy bien para almacenar plaids, tal y como puedes ver en la imagen que se muestra en este artículo.

CESTAS VIETNAMITAS RECOMENDADAS