Decorar un piso pequeño puede convertirse en un reto muy complicado. Cuando los metros cuadrados escasean hay que tomar buenas decisiones y cometer pocos errores, así que te recomiendo tomar nota de lo que te contamos en este artículo, ya que compartimos una serie de errores que deberías evitar para sentirte a gusto en tu hogar.

piso-reducidas-dimensiones

1. No dejar que fluya la luz natural

La luz natural es muy necesaria en aquellos espacios que no gozan de un tamaño generoso. De ahí que sea importante despejar los ventanales para que pueda fluir sin problemas. Además, valora la posibilidad de no colocar cortinas, o como mínimo evita colgar cortinas que sean oscuras y dificulten el paso de la luz.

El algodón y el lino son tejidos naturales que dejan pasar la luz sin comprometer tu intimidad, si bien es cierto que el lino 100% suele arrugarse bastante al pasar por la lavadora, por lo que te recomendamos una mezcla de ambos.

2. Decorar las estancias en exceso

No es obligatorio apostar por un estilo decorativo como el minimalista o el nórdico, donde ya sabes que prima el famoso “menos es más“. Sin embargo, es muy recomendable que no sobrecargues las estancias de tu piso para no agobiarte y para evitar que se vea más pequeño de lo que realmente es. Respeta las distancias entre los muebles y mantén despejadas las zonas de paso para que no sea incómodo ir de una habitación a otra.

3. No aprovechar el espacio hasta el techo

Cuando el espacio escasea, cualquier centímetro cuadrado es válido. Eso significa que no solo tenemos que aprovecharlo a lo ancho y a lo largo, sino que también podemos sacarle partido a lo alto. ¿Cómo? Principalmente con estantes y estanterías.

4. Mezclar varios estilos decorativos

El eclecticismo no suele ser una buena opción en casas de reducidas dimensiones. Mezclar demasiados estilos decorativos puede producir un efecto contrario al deseado. Lo ideal es decantarse por un solo estilo y darle continuidad en todas las estancias. Si puede ser, que sea un estilo de líneas sencillas como el minimalista o el nórdico, que son los que hemos mencionado anteriormente.

5. No darle importancia a la distribución

Cuando se trata de ingeniárselas para ganar espacio hay que darle al coco para lograr una distribución perfecta. De la misma forma que uno coloca las maletas con idea para que le quepan en el coche, a la hora de decorar hay que ir jugando con la ubicación de los muebles y los complementos para que todo quepa sin necesidad de recurrir a soluciones drásticas. Piensa en cómo es tu día a día y haz que la distribución te permita realizar todo tipo de actividades como comer, descansar, jugar con tus hijos…

6. Apostar por piezas decorativas de tamaño XXL

Tanto los muebles como las piezas decorativas que vas a colocar en casa deben ser de un tamaño proporcional al espacio en el que vas a vivir. No puedes permitirte el lujo de colocar un jarrón de 50 centímetros de altura en una mesa de comedor de pequeñas dimensiones. La vista se irá inevitablemente al jarrón y tendrás la sensación de haberlo puesto donde no toca.

casa-reducidas-dimensiones

7. No instalar puertas correderas

Las puertas correderas son una solución que debería implantarse en todos los pisos pequeños del mundo mundial. Las que se abaten son un problema porque requieren espacio para abrirlas y cerrarlas, mientras que las correderas se esconden detrás o delante de otras puertas cuando hay más de una (dentro de la pared cuando es una única puerta).

8. Decorar con colores oscuros

Los colores oscuros absorben la luz natural y empequeñecen cualquier piso. No te vamos a decir que no puedes utilizarlos, pero deberías darles pocas dosis de protagonismo. Los colores neutros como el blanco son los más recomendables para pisos pequeños, si bien es cierto que podemos caer en la monotonía y el aburrimiento. De ahí que sea una buena idea dar pinceladas de color a las estancias empezando por una base neutra.

9. Colocar alfombras pequeñas

Al colocar una alfombra demasiado pequeña corres el riesgo de acotar visualmente el espacio. Las líneas visuales se adaptan a las dimensiones de la alfombra y eso hace que la habitación parezca más pequeña de lo que es. No te cortes y compra una alfombra bastante más grande que esa mesa que utilizas para tomar el café.

10. No querer comprar muebles hechos a medida o multifuncionales

Anuque los muebles hechos a medida son casi siempre más caros que los se venden en medidas estándar, con ellos somos capaces de aprovechar el espacio al milímetro. Lo mismo se puede decir de los muebles multifuncionales, que nos ahorran la compra de algunos muebles por el hecho de ser capaces de cumplir con varias tareas a la vez.

PRODUCTOS RECOMENDADOS